Récords de apnea: descubre a los mejores apneístas del reino animal

La apnea siempre me ha parecido fascinante, me inspira respeto. Es un deporte que permite al ser humano explorar sus límites de una forma extrema, alcanzando hazañas que hace unos pocos años eran inimaginables. Aun sin ser claustrofóbica, yo no podría soportar la idea de descender más allá de los 20 metros de profundidad sin la seguridad de llevar un suministro de aire como en el buceo. Descender, descender y seguir descendiendo, minutos y más minutos suprimiendo la respiración mientras te traga el océano. Pero el humano apneísta (que debe ser una especie a parte) ha ido perfeccionando las técnicas de la apnea hasta batir cifras de profundidad y tiempo que dejan en ridículo las de muchos animales naturalmente preparados para desenvolverse en el medio acuático. Y aunque hay muchas modalidades de apnea, hay un par de récords de apnea particularmente impresionantes: los de los apneístas Giorgos Panagiotakis y Mateusz Malina, que lograron en 2016 descender 300 METROS DE PROFUNDIDAD en apnea dinámica con aletas y vivir para contarlo; tampoco se queda atrás la denominada “reina mundial de la apnea” Natalia Molchanova, una mujer rusa que descendió 237 metros de profundidad en 2014. Desapareció en 2015 mientras practicaba este deporte, en aguas de Formentera, y nunca más se supo de ella. Está claro que la apnea no está exenta de riesgos, como cualquier deporte que se desarrolle en el océano, pero eso no impide que el ser humano siga demostrando lo que es capaz de hacer…

Récords de apnea más increíbles, persona practicando apnea.

Estos apneístas superan las cifras de profundidad de muchas aves pescadoras, iguanas marinas, tiburones, y otros animales marinos más adaptados a ese medio de lo que lo estamos nosotros. Pero no vamos a mentir ni a ser del todo egocéntricos: no se puede decir que el ser humano ostente los récords de apnea absolutos en el reino animal. En realidad, incluso con las cifras tan increíbles que los mejores apneístas son capaces de conseguir, partimos con una gran desventaja fisiológica respecto a otros animales. Los récords de animales marinos son récords de apnea inalcanzables para nosotros, y quizá no sea totalmente justo compararnos con ellos. Nosotros no tenemos sus adaptaciones. Pero así podemos tener una referencia conocida para comparar los logros de cada uno. Vamos a hacer un repaso por los mayores récords de apnea del reino animal, porque merecen mención aparte, y vamos a ver dónde está el ser humano entre ellos:

7. Récord de apnea del cormorán imperial

El cormorán imperial es una de las mayores aves marinas de América del Sur y la Antártida. Se la conoce con el sobrenombre de “ave buzo” por su innata capacidad para sumergirse en picado a grandes profundidades buscando pescado. Puede alcanzar casi un metro de longitud y llegar a pesar 3,5 kg. Este ave es capaz de sumergirse hasta 60 metros de profundidad impulsándose con patas y alas en una inmersión frenética aguantando la respiración unos minutos. Después de hablar de los récords de apnea de la especie humana, una inmersión a pulmón de 60 metros puede parecer poca cosa. Pero no te dejes engañar, para un ave de pequeños pulmones es toda una proeza. Hace unos años se consiguió grabar una prueba del récord de apnea del cormorán colocando una cámara sobre un ejemplar. En el vídeo se puede observar la zambullida:

6. Récords de apnea del ser humano.

Ya hemos hablado antes de los récords de apnea del ser humano, fijando la cifra techo en 300 metros de profundidad. Una cifra increíble para nosotros, y solo alcanzada por un par de personas en el mundo. No es la regla de nuestra especie, sino la excepción. Aún así creo que merecemos estar en este ranking de récords de apnea por la flexible capacidad de adaptación que tenemos. Por otra parte, el récord de apnea estática está en 11:35 minutos SIN RESPIRAR, logrado por Stéphane Mifsud en 2009.

records-de-apnea-apneistas

5. Récord de apnea del pingüino emperador.

Este ave marina de 25 kg no puede volar (por lo obvio), pero se ha especializado en dominar el buceo como técnica de supervivencia. Sin tener plomos ni cabo, el pingüino emperador desciende a una profundidad de 540 metros, aguantando la respiración 18 minutos. Stéphane Mifsud aguantó 11:35 minutos (lo cual ya es destacable, pero en la apnea estática no se realiza ejercicio físico, mientras que el pingüino tiene que bajar a profundidades mesopelágicas (donde ya no llega la luz del sol, y el océano se vuelve un agujero negro) y retornar a superficie a toda velocidad.

4. Récor de apnea de la tortuga laúd.

La tortuga laúd es una de las tortugas más grandes que existen, pudiendo llegar a pesar casi una tonelada y una longitud de caparazón de dos metros. Su récord de apnea está en los 1200 metros de profundidad a pulmón, pudiendo permanecer sumergida sin respirar de 30 a 70 minutos. 70 minutos sin respirar! En reposo, puede llegar a aguantar horas bajo el agua. Su piel de cuero y altamente aceitosa absorbe el nitrógeno y evita los problemas de la descompresión del nitrógeno al hacer inmersiones tan profundas. Por contra, una tortuga enredada en una red, estresada, puede ahogarse en poco tiempo.

3. Récord de apnea del elefante marino.

Nos vamos acercando al top del ranking de récords de apnea en el mundo animal. El elefante marino está en tercera posición, pudiendo sumergirse a pulmón hasta los 2300 metros de profundidad, y aguantar la respiración 2 horas. Los niveles de monóxido de carbono en la sangre del elefante marino son similares a los que puede tener una persona que fuma 40 cigarrillos al día. No es para menos, pasan aproximadamente el 75% de sus vidas conteniendo la respiración, por lo que acumulan monóxido de carbono en el organismo. Incluso cuando descansan en las rocas, permanecen gran parte del tiempo en apnea del sueño, es decir, conteniendo la respiración. Tienen un entrenamiento de apnea continuo!

2. Récord de apnea de los cachalotes.

Los cachalotes son los gigantes apneístas más populares, tienen uno de los mejores récords de apnea del mundo animal, con inmersiones a pulmón de (se cree) hasta 3000 metros de profundidad, para cazar calamares gigantes, permaneciendo sin respirar 90 minutos. Los cachalotes tienen unos pulmones de un tamaño gigantesco y más cantidad de hemoglobina en la sangre (por lo que transportan más oxígeno y de manera más eficiente). Ante la falta de oxígeno, el transporte de sangre se optimiza y solo se lleva al cerebro y otros órganos esenciales. Antes de cada inmersión respiran en superficie durante 8 minutos.

1. El récord de apnea definitivo: El ballenato de Cuvier.

Récords de apnea del ballenato de cuvier

El ballenato de Cuvier destroza a todos los animales marinos, terrestres y extraterrestres, en cuanto a buceo en apnea se refiere. Esto no es una creencia como en el caso del cachalote, es una realidad: el récord de apnea lo tiene un ejemplar de ballenato de Cuvier, que fue capaz de bajar 3000 metros de profundidad, aguantando la respiración la friolera de 137,5 minutos. El zifio tiene más mioglobina que otros animales buceadores, por lo que acumula más oxígeno y aguanta períodos tremendamente prolongados sin respirar. Además, tiene menos cavidades de aire y soportan muchísimo mejor las altas presiones (a 3000 metros de profundidad el zifio tiene que soportar una presión 600 veces superior a la que hay a nivel del mar). Además de tener mejores marcas de tiempo y profundidad, el ballenato de cuvier no necesita respirar más que 2 minutos en superficie entre una inmersión profunda y otra, mientras que otros buceadores como el cachalote requieren de un mayor tiempo de recuperación en superficie.

Ahora sabemos un poco más sobre las capacidades de apnea de los mejores buceadores del reino animal, y ¡el ser humano está entre ellos!

Ahora viene la sorpresa…

Si te apetece probar la apnea, puedes apuntarte a una salida de ANTHIAS de snorkel y apnea en la reserva marina de Tabarca. Y como notición: hace poco conseguimos contactar con un increíble instructor SSI de apnea que ahora nos acompaña en muchas salidas de ANTHIAS, así que también podrás realizar cursos de apnea completos de la mano de Simón Arenas!! No te preocupes, no te bajamos hasta los 300 metros de profundidad, el aprendizaje es muy progresivo, y comenzamos por fondos de muy pequeña profundidad (unos 5 metros para ir cogiendo confianza) y prácticas en piscina. Puedes elegir entre las siguientes especialidades, de las que Simón Arenas es instructor:

  • Freediving night and limited visibility (APNEA NOCTURNA)
  • Freediving photography and video (APNEA DE FOTOGRAFÍA Y VÍDEO)
  • Freediving pool (APNEA EN PISCINA). Para prácticar la Apnea Estática, Apnea Dinámica, respiración, relajación, etc.

Ha sido una suerte poder contar con él este verano, así que aprovecha!

¡Consigue una guía de especies marina!